lunes, 5 de junio de 2017

La tecnología y yo.

A día de hoy la tecnología avanza a pasos agigantados y yo intento seguir el ritmo dentro de mis evidentes limitaciones,las cuales voy a explicar en esta entrada.
Nota (1) : No he preparado ningún esquema previo antes de empezar,por lo que dependo de mi inspiración a la hora de escribir.Luego tocará editarlo las veces que haga falta.



Tuve mi primer ordenador en el año 2000 y dos amigos míos de aquellos años instalaron todos los programas que necesitaba,desde su punto de vista,porque no tenía ni pajolera idea. Todo lo que me explicaron en esa tarde calurosa de verano me sonaba a chino y retuve una cantidad ínfima de toda esa información.Mi falta de interés pudo más que mis ganas de aprender,era una lucha de titanes con un claro vencedor de antemano. ¡Qué cruz,Mari Cruz!
Además, mi hermana se apuntó a un curso de "informática básica" y ni tan siquiera hice por unirme a ella.Luego no me quiso explicar nada,así que en ese momento supe el doble que al principio...nada de nada.





Sabía tan poco que en cuanto pasaba "algo raro" en mi ordenador personal usaba el apagado de emergencia,pulsando el botón de encendido durante diez segundos,y directo al reinicio. Imaginad el maltrato del pobre PC,tanto que me invade una sensación única de vergüenza cuando lo recuerdo. Eso ocurrió hasta el día que mi hermana me paró los pies y dijo,con un tono autoritario y carente de todo tacto,"si no sabes algo,me lo preguntas,deja de hacer el gilipollas de una santa vez".
Pasaron dos años,en los aprendí "cuatro cosas",y el ordenador y yo tuvimos una relación fría y distante,aunque compartíamos la habitación por cuestiones de espacio (mi habitación es más grande que la de mi hermana).






De repente,un día cualquiera,hubo una revolución en mi casa y llegó...internet. Un módem,a día de hoy una verdadera antigualla,un cable desde la roseta del teléfono del salón y una tarifa plana para las tardes (los fines de semana todo el día). Duró apenas unos meses porque ninguno de los dos supo usar "la red de redes" con moderación,es decir,mi madre tomó una decisión drástica y decidió darlo de baja.
Nota (2) : Empezamos sin un mísero antivirus y pasó lo inevitable.Un virus de los gordos,un gusano polimórfico,hizo que pasara el pobrecito por la tienda de informática donde lo compramos.No recuerdo el precio de la reparación,pero dudo que fuera barata. ¡Qué poca cabeza teníamos!


Sin embargo,todo cambió en el ya lejano año 2005 y tuve que ponerme al día a marchas forzadas.Me compraron un portátil,ya que iba a pasar un curso académico fuera de España,y seguía igual que hace cinco años. Apenas sabía hacer nada,ni tan siquiera usar lo más básico del paquete de Office.
Estaba tan pez y daba tanta pena que tuve que dar un curso acelerado de un mes con un amigo de mi hermana.Cuando terminamos me aconsejó lo siguiente,"apúntate a un curso de informática o al menos da unas clases particulares,te hace mucha falta".


Estuve dos meses en una clase de informática básica,gratuita y con un profesor con mucha paciencia,y avancé mucho.Pasé de entregar los trabajos en mano a mandarlos por correo electrónico,veía los partidos de fútbol o escuchaba la radio,descubrí "youtube",entré en los foros de cine y televisión,usaba la cámara web para hablar con mi familia,etc.
Fueron muchas horas con la soledad como compañera y sin apenas otro entretenimiento,salvo el cine y los libros.La necesidad fue el empujón definitivo,lo reconozco abiertamente. ¡Hubo un milagro!

Nota (3) : Han pasado doce años y tengo un nivel de informática medio-bajo. No soy un experto,aunque me defiendo con cierta soltura. Ni mucho menos soy una eminencia en este campo.

Nota (4) : Otro día escribiré sobre mi complicada y a la par extraña relación con los teléfonos móviles. A más de uno le sorprenderá,no adelanto mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario