domingo, 12 de febrero de 2017

Era un miembro más de la familia.

Mis padres compraron un Renault Cinco GTL,de color verde claro,en el año 1983,en el mes de marzo*,y estuvo en nuestra familia hasta 1998.Un total de quince años cumpliendo como vehículo familiar en nuestros diversos viajes a lo largo y ancho de la geografía española.
*La matrícula era M-4543-FG.


Era idéntico a este modelo.


Sin aire acondicionado,con un maletero pequeño y carente de cinturones de seguridad traseros.Tampoco iba sobrado de potencia y en las cuestas sufría bastante,aunque al menos gastaba poco.
Mi padre lo tenía siempre impoluto y estaba como nuevo cuando lo vendimos,tanto que el segundo dueño lo tuvo al menos cinco años más. ¡Menuda joya era!
¿Qué fue de él? Sigue estando en un concesionario cercano y ocupa un lugar privilegiado en una pequeña exposición de coches antiguos.



Recuerdo un viaje conmigo vomitando (mi tía Carmen iba con nosotros y aún se acuerda) en unas fundas feísimas de leopardo y a mi padre tirándolas a la basura antes de llegar a nuestro destino ; tres adultos y tres niños (Madrid-Almería,ida y vuelta) ; los viajes a Asturias con lluvia y niebla ; una visita express a la Alhambra de Granada y a mi padre durmiendo dentro,a la sombra,porque estaba muy cansado ; mi hermana haciendo volteretas en la parte de detrás (no era mala,sino lo siguiente) ; mi madre aprendiendo a conducir cerca del club social de la empresa donde trabajaba mi padre,etc.



Muchos buenos recuerdos relacionados con las vacaciones de verano,Semana Santa y alguna que otra escapada los fines de semana (pocas puesto que mi padre estuvo muchos años pluriempleado).

Post-data : Si alguno de los lectores,habituales u ocasionales,tienen alguna historia relacionada con un coche les animo a dejarla en los comentarios.




6 comentarios:

  1. El primer coche que tuve, hace unos 30 años fue un Seat 124. Lo tuve poco tiempo. Bastantes años sin conducir y después el primer coche nuevo fue un Ford Fiesta blanco, al nacer mi hijo se quedó pequeño porque no cabía el carrito y tuvimos que comprar uno más grande un Nissan Primera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi padre tuvo un simca 1200 y un 127 que le duraron un suspiro,baratos y de segunda mano.Dieron mal resultado.
      Después el R5 y más adelante el Renault Megane Classic.;)

      Eliminar
  2. Puedes hacer una "road movie" con tu Renault. Recuerdo unos años en los que mi padre tenía una furgoneta Peugeot y roja. Si la hubiéramos pintado de negro y encima del rojo se podría haber perpetrado el diseño del equipo A pero no. Recuerdo dormir en la parte trasera muy comodamente y es lo único que recuerdo, la tranquila vigilia del sueño en ese amasijo de hierros XD. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis vecinos de mi barrio de siempre tenían una furgoneta Pegaso naranja clara con los tres caballos en el lateral (naranja,negro y blanco).Ellos traían chorizo y morcilla de su pueblo,Noalejo (Jaén),y mi padre los vendía.
      No tenía coche y hacía reparto a pie. ¡Qué paliza se daría! Ufff

      Eliminar
  3. Te comprendo perfectamente, incluyendo las vomitonas. Tuvimos un Opel Vectra del año 92 y fue el coche con el que aprendí a conducir. El año pasado tuve que desprenderme de él. Y joder, me costó mucho decidirme a dejar el coche para comprar uno nuevo. Echo de menos a mi viejo Vectra. Tenía sus achaques, pero esa divertido conducirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi padre pudo comprar el coche nuevo gracias a la indemnización de una accidente de tráfico en el que estuvo envuelto.En el caso contrario,hubiese sido casi imposible. No hay mal que por bien no venga...

      Eliminar