martes, 14 de junio de 2016

Las vacaciones de verano.

Recuerdo los veranos de mi infancia y parte de mi adolescencia con cariño porque eran un lujo al alcance de pocos.Iba a la piscina,de la empresa donde trabajaba mi padre,de manera gratuita todos los días de la semana y luego salíamos un mes fuera de Madrid,entre un lugar con playa y el pueblo de mi padre (Vílches,Jaén).


Las cosas cambiaron cuando alcancé la mayoría de edad y pude entrar en el mercado laboral,por lo que podía cubrir las bajas por las vacaciones en alguna empresa o los días sueltos a través de una empresa de trabajo temporal.No era una cantidad de dinero que durara todo el curso escolar,aunque ayudaba sobremanera para mis caprichos sin recurrir a mis padres.


Algunas veces podía salir en septiembre,una semana o unos pocos días antes del retorno a las clases,pero en la mayoría de las ocasiones nada de nada.Así que empecé a cuadrar fechas para un fin de semana,un puente o cuando fuera posible. ¿Los "buenos planes" necesitan siempre un respaldo económico? Sí,es así de triste.


Una pena puesto que antes las cosas eran más sencillas,las preocupaciones menores y acordes a mi edad en esos años. ¿Acaso todo tiempo pasado fue siempre mejor? No,simplemente era diferente,la nostalgia eclipsa las cosas malas y solamente recordamos las buenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada