domingo, 5 de junio de 2016

El verano a la vuelta de la esquina.

Aún recuerdo las tardes de verano en las salas de cine que había a cinco minutos de mi casa y esas salvadoras dos horas con aire acondicionado,cuando mis padres no se habían decidido a ponerlo en nuestra casa.El precio era una gran ayuda,casi a la mitad de una entrada actual,por lo que me daba igual a la hora de elegir una película* para evitar tanto el calor veraniego como el aburrimiento en mis tardes de ocio adolescente (por aquel entonces estaba entre las cuarenta y las cuarenta y cinco anuales).
*"Men in Black" la vi cuatro veces pasando por taquilla el año que la estrenaron.



Eso quedó atrás en el año 2005 cuando mis queridos multicines El Val cerraron (aún sigo sin conocer de primera mano la razón detrás de esa triste decisión) y me invade la nostalgia al recordar los buenos ratos que pasé.Una película con dos personas en esa sesión (el otro espectador se quedó dormido y la vi en solitario),los meses en los que veía toda la cartelera,las reservas de entradas con antelación,las colas interminables para entrar en las películas más taquilleras (a bote pronto recuerdo "Titanic" con una hora y media de espera),el trato familiar de los empleados (la taquillera y yo nos seguimos saludando por la calle).etc. ¡Demasiadas cosas buenas para olvidarlas!

Actualmente voy mucho menos por la subida del precio en las entradas,casi nueve euros,el exceso de información que me hace dudar,la calidad del cine en casa con los blu-rays y el sitio tan feo e incómodo donde están los únicos multicines de mi ciudad (no te puedes resguardar ni del frío ni del calor).¿Me he hecho mayor de pronto o soy más cómodo que antes?  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada