sábado, 19 de marzo de 2016

El último gol de Raúl.



El último gol de Raúl en el Real Madrid tiene un significado muy especial para mí porque fue la última vez que hablé con mi padre.Era sábado y venía de la casa de un ex-amigo después de ver ese partido entre risas,coca-cola y comida.Mis padres estaban en el sofá grande del salón de casa,ella viendo la televisión y él dormido ; de repente se despertó y apenas intercambiamos unas palabras sobre el partido puesto que al rato se fue a la cama.
Al día siguiente tenía que madrugar para un partido del A.D Henares IV en Torrejón de Ardoz (era el masajista deportivo del equipo),le gustaba llegar antes de tiempo para desayunar en un bar del barrio y luego coger el coche sin prisas.

A las doce y media de la mañana del domingo recibió una llamada mi hermana y para su sorpresa era un técnico de emergencias desde una ambulancia. ¿Qué había pasado?
Nuestro padre llevaba apenas una semana con su propio teléfono móvil y tenía muy pocos números en la memoria.Seguro que una de sus primeras llamadas fue a ella y por eso decidió este hombre,al que no llegamos a conocer, llamarla por la emergencia.Iban de camino al Hospital Clínico de Madrid porque había sufrido un infarto de miocardio en el transcurso del partido y estaba muy grave.
Murió de manera inesperada y trágica.Con muchas cosas por vivir con su familia que quedaron truncadas de raíz.

Esa semana mi padre y yo discutimos sobre mi situación laboral y mi falta de ambición en mi futuro a corto plazo.Apenas nos habíamos dirigido la palabra desde entonces y llegó muy rápido el fatídico sábado,el penúltimo día de su vida.Quería hablar con él,de hombre a hombre,y nos quedamos con una conversación pendiente...

Nadie se hace una idea de lo que daría por una breve hora charlando con él.Quisiera contarle lo que hemos hecho estos seis años en su ausencia.Pedirle perdón por mi mala cabeza,por los consejos que me dio  y no puse en práctica.
Justo hoy,en el día del padre,lo hago por fin por escrito en una entrada este blog. Es el mejor regalo póstumo que se me ocurre.La mejor manera para quitarme un peso de encima que no me dejaba seguir adelante con mi vida.
No sé lo que ocurrirá en los años venideros,pero prometo que tomaré mejores decisiones e intentaré sentirme orgulloso de ellas,por él y por mí.




4 comentarios:

  1. ¡Vaya! No sé qué decirte. Es una historia de las que llegan al corazón. Seguro que esa conversación, a pesar de todo, ya está hablada. Soy de los que pienso que se puede mantener el trato con alguien siempre y cuando se le recuerde.

    ResponderEliminar
  2. Fue una casualidad muy grande que coincidieran el mismo fin de semana el final de Raúl en España y el de la vida mi padre. Una verdadera pena.:(

    ResponderEliminar
  3. Tu padre estaría orgulloso de ti. Suena a tópico, pero que un hijo se acuerde de un padre de esta manera, está al alcance de muy pocos. Quédate con eso y con que, esté donde esté, le has transmitido con creces lo que se puede leer entre líneas en esta desgarradora entrada, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Estuve dos días,casi tres,buscando el enfoque ideal para la entrada y luego,una vez la terminé,ha pasado por muchos retoques hasta el resultado final que has leído.:)

    ResponderEliminar